ACREDITA TU PERSONALIDAD EN UN JUICIO LABORAL

"La ley Federal del Trabajo en su artículo 692, establece que para comparecer a juicio laboral lo puede ser directamente, en caso de personas físicas, pero si es persona moral mediante Testimonio Notarial

ACREDITA TU PERSONALIDAD EN UN JUICIO LABORAL

 

Ley Federal del Trabajo

En la Ley Federal del Trabajo en su artículo 692, esta contenido que las partes en el juicio laboral pueden comparecer al mismo, de manera directa o por conducto de apoderado, señalando en la fracción III, que cuando se trate del apoderado de una persona moral, éste podrá acreditar su personalidad mediante testimonio notarial.

Ahora bien, al estar ante un vacío legislativo sobre los requisitos que debe cumplir ese testimonio, en el caso de las Sociedades Mercantiles, debe acudirse a lo dispuesto en la Ley General de Sociedades Mercantiles, en específico a su artículo 10.

De acuerdo con  la jurisprudencia, las sociedades no pueden presentarse ante tribunales, si estas no pueden probar su existencia de manera legal, por esto es tan importante tomar en cuenta todos los requisitos para la conformación legal,  Los interesados en conformar una sociedad deben conocer las opciones de sociedades existente y la diferencias legales y fiscales de cada una.

Acreditación del Apoderado Legal

Con el primer precepto legal, al exigir la presentación del testimonio notarial en el cual se acredite la personalidad del apoderado, debe entenderse en el sentido de que dicho testimonio contenga la expresión de un acto jurídico regular, en el que se cumplan los elementos materiales que lo condicionan, así como los requisitos formales para su validez, con el fin de determinar si el testimonio notarial exhibido por quien se ostenta como apoderado de una sociedad civil es apto para acreditar ese extremo.

Al carecer del requisito de importe de capital, no es motivo suficiente para desconocer la personalidad de quien se ostenta como tal, en un procedimiento laboral, porque dicho señalamiento se encuentra establecido por la Ley General de Sociedades Mercantiles, que en su caso para la situación en particular, no es un requisito que deba contener, ya que es innecesario en la materia.

En el capítulo décimo encontramos las causas de disolución de una sociedades, específicamente en el Artículo 229:

I.- Por expiración  en el contrato

II.- Por imposibilidad de seguir realizando el objeto principal de la sociedad o por quedar éste consumado;

III.- Por acuerdo de los socios.

IV.- Porque el número de accionistas llegue a ser inferior al mínimo que esta Ley establece

V.- Por la pérdida de las dos terceras partes del capital social.

VI.- Por resolución judicial o administrativa dictada por los tribunales competentes.

En el art 230 de esta misma ley encontramos que las sociedades de nombre colectivo se disuelven en el caso del fallecimiento de un socio, o en el caso de un incapacidad.

Si esta pensando en crear una sociedad le recomendamos leer cuidadosamente el La Ley general de sociedades mercantiles, la Ley federal del Trabajo, recuerde que no todas las sociedades son para siempre, se consciente de la figura jurídica y fiscal que más se acerque a su proyecto o empresa.

Liquidación de una sociedad se lleva a cabo después de la disolución de la misma.
Referencia:

Ver. Ley General de Sociedades Mercantiles  . LEY GENERAL DE SOCIEDADES MERCANTILES (37). http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/144_240118.pdf