CONSIDERACIONES AL CAMBIO DE FACTURACIÓN ELECTRÓNICA 3.3

"Cambio en la facturación electrónica: del 3.2 al 3.3"

Como ya se ha informado en diversos medios a partir de Diciembre de 2017 será obligatorio que la factura electrónica se emita en la versión 3.3. La mayor parte de la discusión en torno a la transición se centra en que contribuyentes ahora deben agregar más datos al momento de realizar la facturación electrónica.

Las características del pago

En cuanto al pago, será necesario que se agreguen los datos específicos dependiendo del método de pago (ej. en transferencia incluir cuenta, banco de origen, cuenta de origen, etc.).

Si en forma de pago se selecciona que es pago en parcialidades, además se deberá expedir en XML el documento de pago para cada depósito que se realice a cuenta de la factura.

Y en caso de recibir un anticipo también se deberá generar un XML como comprobante de tal anticipo.

En cuanto a los detalles comerciales; ha de agregarse la clave de los productos o servicios de un catálogo con más de 52,000 conceptos, de igual forma se deba añadir la clave de unidad del producto.

Así como la tasa de impuestos trasladados o retenidos. Elegir la clave es responsabilidad del contribuyente.

 

Multas por facturación electrónica erronea 

Además de lo anterior hay que mencionar que se habla de multas de hasta 13,750 pesos por factura electrónica emitida de forma errónea. Esto implica una serie de preocupaciones y dudas al respecto tanto para el contribuyente, como para el contador.

 

Retos que implica el cambio de versión

Con las declaraciones realizadas hace unos días por Jorge López Chapa presidente de interfactura e integrante de la Asociación Mexicana de Proveedores Autorizados de Certificación (AMEXIPAC), la preocupación ahora apunta a las grandes empresas.

López Chapa estima que el costo para la implementación de la versión 3.3 del CFDI obligará a las empresas a invertir en desarrollo hasta 500 mil pesos mensuales:

"Los grandes clientes corporativos o las empresas transnacionales, si hacen implementaciones, o si tienen sistemas como SAP u Oracle, o algún sistema legado, pueden incurrir en costos desde los 100 mil hasta los 500 mil o 600 mil pesos, dependiendo de la complejidad que tengan" (González 2017)

López Chapa expresa que la solución para no elevar el costo está en la industria del servicio de PACs. Donde el coste mensual se estima que va de los 100 a 900 pesos con empresas que ya cuenta con un software actualizado.

Ahora bien, este artículo no busca centrarse en los diversos retos que implica el cambio de versión, sino en hablar de posibles soluciones.

 

Las inquietudes y desconfianza en contribuyentes

Quien escribe no ignora las inquietudes que los contribuyentes expresan, basta con revisar algunos foros y comentarios en redes y medios para saber que, gran parte de los contribuyentes expresan cierta molestia.

La razón es que la facturación electrónica se vuelve más compleja en relación a la que se lleva con la versión 3.2, y además se consideran los candados que están por agregarse al proceso de cancelación de CFDI.

Por otra parte los contadores son quienes están siendo la figura inmediata como puente o enlace de comunicación para estos cambios, lo que implica que además de mantener al día las presentaciones de sus clientes deberán apoyarlos en diversas situaciones.

Hasta ahora el SAT ha barajado las cartas y lo que ahora queda es la adaptación a este proyecto por parte de la ciudadanía; que si bien parece un gran reto, a largo plazo se esperan grandes resultados.

 

Los beneficios del CFDI 3.3

Retomando lo que nos confiere que son las posibles soluciones, me queda expresar que si bien este cambio va destinado a que el SAT pueda generar información cada vez más automatizada y precisa sobre las contribuciones, quienes realizamos declaraciones anuales del ejercicio 2016 no podemos negar el salto cualitativo y cuantitativo realizado en el portal.

No hay que perder de vista que este es el objetivo del CFDI 3.3. Si lo que se busca es sumar en técnica para mejorar los datos, la solución a las complicaciones que están surgiendo estará en el perfeccionamiento técnico de los sistemas de facturación y de contabilidad que utilice el contribuyente y el contador.

Si está por contratar un servicio

Si está por contratar un servicio  de contabilidad electrónica, facturación electrónica o nómina debe poner especial atención en la amabilidad de la usabilidad que maneja el sistema (¿requiere de una extensa capacitación o es un sistema que tiende a ser intuitivo?).

No olvide verificar el costo/beneficio, es decir los precios en proporción a los beneficios que ofrece el sistema (limitaciones en timbres, almacenamiento, asistencia técnica).

En cuanto al contador es importante que éste tome en cuenta a nivel contabilidad electrónica si el sistema que utiliza realizará la convivencia de los tipos de CFDI en la versión 3.2 y 3.3, para que el cierre del ejercicio no implique un trabajo arduo en la conciliación de la información.

En este panorama invito al lector a que explore las opciones en el mercado, y tome en cuenta que varios sistemas han surgido como respuesta a los retos derivados de la entrada en vigor de la contabilidad electrónica, y más que actualizar lo que buscan es la innovación en funcionalidad en pro del usuario.

 

González, Alfredo. (2017, Julio, 18) Sube la e-factura costo a empresas. Reforma. goo.gl/rnBF71