Muestra paso a paso: Llenar la Factura 3.3

Cómo Llenar el CFDI 3.3

"Para la versión de la factura 3.3, Comprobante Fiscal Digital por Internet o CFDI se han acordado nuevas exigencias con más detalles en cuanto a las operaciones que se realicen."

En este artículo podrá encontrar  explicado el cómo se debe llenar este nuevo formato. El objetivo de miskuentas es que no se cometan errores al hacerlo evitando así sanciones por parte del SAT por desconocimiento de los nuevos parámetros.

Desde el mes de julio entraron en circulación los nuevos estándares del Servicio de Administración Tributaria (SAT) para la emisión de facturas electrónicas. Dando paso a la versión de la factura 3.3 del Comprobante Fiscal Digital por Internet (CFDI), que requiere más referencias sobre los procedimientos que se realizan en las actividades económicas.

Sin embargo, al momento de cambiar al nuevo programa, podrá continuar presentando las  facturas 3.2, aunque la compatibilidad con los dos sistemas finiquita el próximo día 30 de noviembre de 2017. A partir de esa fecha, la autoridad hacendaria rechazará toda factura o recibo de honorarios que se hagan con la versión anterior. Seguidamente le damos cinco particularidades que contiene la compleja versión de los CFDI 3.3, con el fin de que pueda programar la migración que debe hacer en todos los documentos que emita, tanto persona física como moral.

1. El uso de la factura 3.3

La nueva conformación demanda que se puntualice el uso que su cliente le dará a dicha factura, por ejemplo, si usted es odontólogo o abogado y emite recibos de honorarios, en ellos debe marcar que su paciente o cliente utilizará el CFDI para llevar un control de sus deducciones personales.

En caso contrario de una deducción, debe ser claro al señalar si esa persona usará la factura 3.3 como recibo de un gasto o de una inversión, para lograrlo es necesario que quienes tomen la factura le aclaren anticipadamente cuál va a ser el uso que le darán. Si su cliente no lo sabe es su deber especificarlo con la clave P01, por definir.

Si el destinatario de la factura le da un uso diferente al que preliminarmente marcó no va a ser necesario que revoque el CFDI ya formulado. La disconformidad en esta información, de acuerdo con los lineamientos del SAT, “no será motivo de cancelación o sustitución” de la factura, del mismo modo tampoco afectará al momento de deducir los impuestos.

2. Los Impuestos, trasladados y retenidos

Con la nueva factura 3.3 debe ser específico y claro con los impuestos, los trasladados  y aquellos que son retenidos, por cada uno de los conceptos que tengan los CDFI. También debe ser agregada la tasa que se está empleando, su valor total y el importe que queda como resultado.

Esto quiere decir, si en una factura se incluyen dos bienes en igual número de conceptos, para cada uno de ellos deberá expresar el precio (base del gravamen) y los concernientes impuestos. De tal forma, si vendes una laptop debe detallar su costo, por ejemplo 20,000.00, el IVA trasladado, en este caso del 16%, dejando un valor de 1,600.00, obteniendo un subtotal de 21,600.00 pesos.

Si también se ha vendido un producto o accesorio como parte de una venta de un producto principal, como por ejemplo una impresora multifuncional, como parte de una venta de un sistema de computo; en el  concepto de accesorio colocará el producto, en seguida su precio y el desprendimiento respectivo del 16% del IVA, semejante al primer concepto o producto principal. Al final deberá sumar los impuestos trasladados, para este ejemplo, los dos valores del IVA, y los subtotales provenientes para conseguir el monto exacto que le están pagando.

3. La Identificación de los productos y servicios prestados

La mayor parte de las actividades económicas con fines de lucro que se ejecutan en México tienen diferentes claves de categorización que deben ser incluidas en las nuevas facturas 3.3. Esta sistematización ha sido formulada por el SAT como parte de la CFDI 3.3. Hablamos de un catálogo que contiene más de 50,000 servicios y productos realizables por parte de los contribuyentes, donde se identifican con una clave que envuelve el arquetipo de actividad (ya sea un producto o servicio), la segmentación de esa actividad (los bienes que vende o los servicios que presta en forma específica), y finalmente el grupo y la clase a la que corresponde lo que realiza.

Podríamos decir que el SAT nos enreda la vida con esta nueva categorización, aunque para ello ya existe una herramienta creada por la misma autoridad que intenta facilitar la creación de la clave que le corresponde a cada contribuyente. Dicha herramienta está disponible en su página web.

No es más que una hoja de Excel con cuatro (4) columnas que se deben llenar de acuerdo con sus actividades, al final –y de manera automática- le muestra la clave que debe ingresar en su factura. Debes tener en cuenta que ciertas actividades no son tan fáciles de hallar por las singularidades de la codificación del SAT. Por lo que debe recorrer en varias ocasiones las opciones que suministra la herramienta.

El SAT fue claro al advertir que si se comete algún error en la clave del servicio o producto, el CFDI 3.3 debe ser anulado de forma inmediata, para que se pueda emitir uno nuevo con la codificación correcta. La autoridad también ha incluido la clave 01010101 que puede usarse en los casos que los productos o servicios “no existen en el catálogo”.

4. Las Formas de pago incluidas por el SAT

En la nueva factura 3.3 cambian las concepciones que definen las formas y los métodos de pago, que ya tenían que detallarse en la versión 3.2 del CDFI. Anteriormente en el método de pago debía escribirse que el mismo era en efectivo, cheque o por medio de transferencia electrónica, cada uno de estos métodos debía ir acompañado de su respectiva clave.

Para la nueva versión de factura 3.3, en el apartado Métodos de Pago debe detallarse si se trata del “Pago en una sola exhibición” o si se hace en “Parcialidades”. Además, en el título Forma de Pago, los nuevos lineamientos demandan que se precise si es mediante transferencia electrónica (03), en cheque (02) o efectivo (01).

Como se puede notar, el SAT ha invertido los conceptos. Lo que se conocía en la versión 3.2 de las facturas como los métodos de pago, ahora en el 3.3 son las formas de pago e inversamente. Para que no existan complicaciones, en la página seis de la Guía de llenado del CFDI 3.3 se explica cómo debe especificar los diferentes métodos de pago.

5. La Factura por Anticipos

Si le pagan  un anticipo podrá emitir una factura 3.3. Aunque para ello el SAT ha aclarado que solo se pueden considerar anticipo a los recursos que recibe si “no se conoce o no se ha determinado el servicio o bien que se va a obtener, o el costo del mismo”.

En el caso de que tenga plena certeza del bien o servicio por el que va a facturar, así como su valía, no está ante un anticipo más bien ante un pago en parcialidades. Debe prestar mucha atención en estos pormenores, de lo contrario podría copiar sus facturas, obligando al SAT que considere las parcialidades como entradas totales independientes, lo que le crearía un mayor pago en el Impuesto Sobre la Renta.